Violencia de género: Hubo 120 condenados y cientos de conflictos subsanados | apfdigital.com.ar
lunes, 09 de enero de 2017
Hora: : :

Hoy: 32651  visitas  | online 1007  Lectores
PROVINCIALES

Violencia de género: Hubo 120 condenados y cientos de conflictos subsanados

  Paraná, 08 Ene (APFDigital)


- El trabajo de los agentes de la Unidad Fiscal dedicada a la violencia contra las mujeres logró encarcelar a muchos hombres y también hacer cesar las agresiones


A dos años y tres meses la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual de Paraná ha logrado que los tribunales condenen a 120 hombres por hechos de violencia contra mujeres. Algunos han terminado en la cárcel, otros con penas de prisión condicional.

Lo que no figura en las estadísticas son los casos que no llegan a una sentencia, algunos porque no se logra probar un delito, pero muchísimas veces porque las medidas preventivas que se adoptan tras una denuncia logran hacer cesar la violencia del agresor, y con la intervención de otros organismos se puede poner fin a un conflicto.

Se trata de una problemática, en una situación de emergencia, en la que siempre falta más presencia, respuesta y recursos por parte del Estado. En la Justicia, el trabajo de seis fiscales y sus colaboradores pone de relieve el nivel de la violencia que las mujeres han logrado hacer cada vez más visible, y también la importancia de que, del otro lado de un escritorio, haya alguien dispuesto a escuchar y actuar en consecuencia.

Mónica Carmona, Leandro Dato, Fernanda Rufatti, Valeria Vilchez, María Eugenia Smith y Mariela Romero integran dicha Unidad Fiscal y aseguran que su labor, así como la respuesta por parte de los jueces, ha dejado más de lo que se puede observar en las cifras.

—¿Qué balance hacen del trabajo en la Unidad Fiscal en el último año?

—Carmona: Estamos muy contentos, tenemos una satisfacción muy importante desde lo personal y lo profesional porque el esfuerzo que implica trabajar con la problemática de la violencia de género tiene sus frutos. Las mujeres se animan a denunciar, eso es el trabajo de tantos años de consciencia en la problemática de género, de muchas áreas de la sociedad, de ONG, de medios, de la Justicia. Lo vemos por la cantidad de legajos enormes que tenemos, tanto los que entran a la Unidad Fiscal como los que tenemos del Juzgado de Familia, que también es violencia de género aunque no sean delitos. En muchos casos con la imposición de restricciones cesa el conflicto, se reflexiona, se puede llegar incluso a una solución en la cual no llega a la dureza de la respuesta penal y los legajos son enviados a Familia, porque la propia víctima manifiesta libremente que las cosas han mejorado, es su marido, el padre de los hijos, entonces, si se soluciona el conflicto y el mismo lo amerita, se deja en reserva.

—Dato: Este último semestre la cantidad de juicios orales que empezamos a tener, la mayoría con condenas interesantes desde la perspectiva de los jueces de tener en cuenta la situación de violencia, un mayor reproche al hombre por las consecuencias psicológicas a la mujer, eso los jueces ya lo están merituando y están agravando la pena por esto. Es verdad que los jueces tienen presión social en los casos de corrupción o en otros tipos de casos, pero acá está en riesgo la integridad física y la vida de la mujer, y con conceptos viejos no fallar a favor de una prisión preventiva, el riesgo muy grande, entonces está bien que actúen así.

—¿Hay más denuncias que cuando comenzaron, en setiembre de 2014?

—Smith: Hubo un aumento en la cantidad de denuncias y creemos que se debe muchas veces a esta concientización generada por los medios de comunicación, muchas denuncias son tomadas en Fiscalía, entonces se da una recepción en forma inmediata, al encontrar una respuesta por parte del Estado y un fiscal que aborda su problemática, cada vez que es víctima de un nuevo hecho lo anoticia, y luego vuelve a anoticiar, entonces eso hace que se acreciente la cantidad de legajos.

—Rufatti: En las estadísticas muy viejas no había abusos sexuales, ni denuncias, ni condenas, y en un momento empezaron a llover. Pero no aumentó la cantidad de abusos, sino que primero se comenzó a ver que el abuso es un delito, la víctima dice 'esto está mal', y después 'el Estado me va a dar una respuesta'. Y con la violencia de género pasó lo mismo, no es que haya más violencia, me parece a mí, sino que hay más conciencia y más respuesta.

—Smith: Al haber más respuesta la gente tiene confianza y las mismas víctimas dicen 'yo ahora denuncié pero hace más de 10 años que soy víctima de violencia, pero como sé que ustedes me toman la denuncia, sé que están trabajando, ahora vengo y denuncio'.

Carmona: Y los organismos de mujeres las derivan y asesoran, la Subsecretaría de la Mujer provincial, la municipal, el Coprev (Consejo de Prevención de la Violencia), los centros de salud, son todos organismos que han interactuado en algún momento, saben que existimos y derivan mucha gente.

—¿Cómo se trabaja cuando se inicia una investigación de oficio?

—Smith: También hay muchas denuncias que son radicadas no por la víctima sino por la mamá de una compañerita de la hija, por una vecina, un familiar, que antes no sucedía. Esta concepción de que 'es un conflicto familiar entonces no me meto' se está perdiendo. No es un conflicto privado sino de interés público donde el Estado debe hacer cesar la situación de violencia. Entonces la gente está involucrada y anoticia. Me pasó que una señora estaba en el hospital y viene a decirme una amiga, voy y no le queda otra que anoticiar, y pudimos hacer mermar su miedo. El miedo a la represalia por parte del agresor. Uno explica qué es lo que vamos a hacer, qué no, cómo es el procedimiento penal. Era un delito de lesiones leves que sí o sí se necesita la denuncia de la víctima porque es un delito de instancia privada, si no no podés actuar. Es acercarse, es el cambio de paradigma del acercamiento de la Justicia a la víctima. Lo más común es que la gente venga a la Fiscalía o vaya a la comisaría, pero cuando la mujer está muy afectada por el temor, también hemos tenido algunos casos que nos hemos acercado.

—Carmona: Yo he tenido dos casos en contra de la voluntad de la víctima pero que no llegaron a nada porque la víctima se negó totalmente, no pude avanzar porque no quería saber nada. Era una profesional muy golpeada, que las compañeras se cansaron de verla así, me trajeron fotos e hicieron la denuncia. Hicimos allanamiento, detención, fue muy novedoso porque la jueza receptó esto invocando convenciones internacionales de protección a la mujer. Entramos a la casa y lo detuvimos a él, y ella vino golpeada, le saqué fotos y no quiso denunciarlo, tuvimos que largarlo ese día, no pudimos hacer nada. Tenemos casos de mucho trabajo que no podemos llevar a juicio, hay que saber mirarlo para no frustrarse.

—Rufatti: Hay que tener mucho cuidado, porque la víctima puede quedar muy sola. A la que le contó que luego vino a denunciar, ya no le cuenta más. Entonces se aíslan.

—Carmona: A una estudiante universitaria el novio la dejó internada en el hospital San Martín, vinieron a hacer la denuncia las docentes porque las estudiantes le contaron, súper alarmadas. La chica, después, se peleó con las amigas, dejó la Facultad, se enojó con las profesoras, les dijo de todo. Y la otra mujer (la profesional) perdió el lugar de trabajo porque se peleó de tal forma que generó un clima tan hostil que la sacaron de ahí.

—Smith: Cuando vas contra la voluntad de la mujer podés generar mucho más daño de lo que se puede ayudar. El Derecho Penal es la última medida a aplicar, porque nosotros trabajamos para el logro de penas. Entonces muchas veces remitimos copia de lo actuado al Juzgado de Familia, donde ellos lo abordan desde otra perspectiva. Incluso muchas víctimas piden que esto no continúe, que solo necesitan asistencia psicológica.

—Carmona: Pero hay casos en los que continuamos, cuando ves 20 años de golpes...

—¿Creen que además de la sanción penal logran prevenir hechos más graves?

—Smith: En cada caso se analiza cuál es la salida. El rol del fiscal es objetivo y de pacificación social, de tratar de solucionar el conflicto. Es útil para prevenir.

—Carmona: Sirve, las mujeres denuncian, las restricciones se dictan en el día y el conflicto la mayoría de las veces frena, y si no, van a la Unida Penal. En el momento que cesan los golpes ya hay algo que mejora.

—Smith: Pero hay situaciones de violencia que vienen de vieja data, mujeres que han finalizado el vínculo y el hombre no lo aceptaba, y las molestaba, hemos logrado el cese de las situaciones de esa forma violenta de vivir, y con simples restricciones lo logramos, o con el diálogo. No se plasma en las estadísticas, pero son cientos y cientos de familias y mujeres que han podido mejorar su calidad de vida, tener una vida más pacífica, tomar decisiones libremente. Es frecuente que el agresor lo que trata de demostrarle a la víctima es que si hace la denuncia no va a pasar nada, o no le van a creer. Pero con las restricciones, con el diálogo directo con el imputado, haciéndole saber cuáles son la consecuencias de sus acciones, eso ya logra un impacto.

—¿Qué pasa cuando se deriva al Juzgado de Familia?

—Carmona: El Juzgado de Familia, en algunos casos, los cita para los equipos interdisciplinarios de violencia, tienen psicólogos especializados en violencia familiar, abordan la problemática desde otro ámbito, no desde la dureza de la pena sino desde la conciencia de la problemática para las dos partes, la mujer y el hombre, los derivan a tratamiento, a Copnaf, un trabajo que nosotros también hacemos, pero no tenemos equipos propios y desde otra óptica. Con nosotros está la situación de la amenaza más dura que tiene el Estado. Si bien acá también se puede recomponer la relación y la función del Derecho Penal es contribuir a la paz social, la respuesta es muchas veces dura, en los conflictos graves no tenemos alternativa.



 



• Agravar la pena al que no cumple una restricción

En las XXIX Jornadas Nacionales de los Ministerios Públicos realizadas en diciembre en Buenos Aires, algunos procuradores generales de distintas provincias del país propusieron la creación nuevos delitos en el Código Penal para poder sancionar conductas como la difusión en redes sociales de imágenes privadas, los zamarreos o empujones, el acoso, el maltrato reiterado, así como el incumplimiento de las órdenes judiciales. Los fiscales de Paraná opinaron al respecto.

—¿Lo consideran necesario o con lo que existe es suficiente para actuar?

—Carmona: En Paraná tenemos una condena por coacciones por subir fotos íntimas. Él tenía las fotos y le decía a ella que las iba a mandar a su trabajo si no volvía con él. Eran coacciones, pero a veces las suben sin que haya coacciones, es una forma de agredir a la mujer. Lo mismo que el acoso, que es tremendamente violento, psicológico, la persigue por la calle.

—Smith: En ese caso dictamos restricciones, porque hay una situación de riesgo.

—Dato: Si vemos que van seis veces que la sigue a todos lados al trabajo, si bien en principio no hay un delito por eso, se imponen medidas de restricción y si la incumple vamos a tener después una desobediencia judicial.

—Carmona: Lo que sí me parece interesante es el proyecto de (la senadora nacional) Sigrid kunath de agravar la desobediencia en los casos de violencia de género. Es un delito muy menor, tiene penas de 15 días a un año de prisión, pero si la desobediencia es reiterada la mortificación en la mujer es muy grande, por el temor que le tiene. Quizás que se pueda considerar agravante en poco más de un año, como las lesiones leves que se agravan por el contexto de violencia de género. Todo lo demás sería innecesario, que suban fotos sin tu consentimiento es injuria, es un delito penal, pero tenés que presentarte con una querella.

—Dato: Hay delitos en que uno actúa de oficio, y otros son de acciones privadas. Hay otros mecanismos de actuación donde la víctima puede iniciar las acciones por fuera de la acción fiscal, pero no quiere decir que no tenga protección penal, informó UNO. (APFDigital)

 



Compartir


Fecha Publicación: 09/01/2017  07:00 

Archivo

Acceda a toda la información digitalizada

Más Información
La Ministra de Salud recibió a las autoridades de ATE: “Quiero que sean custodios de mi accionar”, les dijo Hoy se reúne el Consejo de Secretarios Generales de Agmer El exrector Luis Américo González también rechazó la nacionalización de la Uader No avizoran cambios en la política educativa con la designación de nuevo Ministro Se realiza la Reunión Preparatoria de la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil Este martes comienza el cronograma de pago del medio aguinaldo a la administración pública La CGT Paraná manifestó su desacuerdo con la fecha elegida para la movilización nacional Agmer repudió la represión a los trabajadores de Pepsico




apfdigital.com.ar
E-mail:direccion@apfdigital.com.ar
Paraná - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2017 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y AsociadosGestor Contenidos Grandi y Asociados