El doble peligro de la falacia jurídica detrás de la doctrina “Chocobar”, de Cambiemos | apfdigital.com.ar
jueves, 06 de diciembre de 2018
Hora: : :

Hoy: 47857  visitas  | online 563  Lectores
NACIONALES

El doble peligro de la falacia jurídica detrás de la doctrina “Chocobar”, de Cambiemos

  Paraná, 05 dic (APFDigital)


– El peligro de la reglamentación general del Protocolo para el empleo de armas de fuego que el Ministerio de Seguridad de la Nación dio a conocer en estos días es falaz, por su ostensible inconsistencia jurídica para su aplicación práctica, y peligroso en un doble sentido: en primer lugar para la vida de las personas en general –no solo del delincuente- por la permisividad y criterio de justicia por parte de quien utiliza su arma reglamentaria, pero también –y por ello mismo- para el propio miembro de la fuerza de seguridad que efectúa ese disparo pudiendo cometer una severa transgresión punitiva, creyendo que se encuentra amparado por un estado de excepción



En efecto, en principio la reglamentación intenta sustentarse normativamente en el Artículo 34 del código penal argentino, intentando justificar el disparo mortal bajo la figura de excepción a la punibilidad tipificada en el inciso 2º: "El que obrare violentado por fuerza física irresistible o amenazas de sufrir un mal grave e inminente”, comúnmente conocido como estado de necesidad, y en el inciso 6: “El que obrare en defensa propia o de sus derechos”, comúnmente denominado como defensa propia.

La falacia jurídica de dicha reglamentación, se sustenta en la ampliación de estos conceptos de interpretación totalmente restrictiva y ajustada a varias condiciones que deben ser concurrentes: 1- Agresión ilegítima; 2 - Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla 3- Falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

Esta es la legislación vigente. Y solo esta. En la estratificación jurídica, sabido es que las normas no tienen la misma jerarquía, y si bien en principio la reglamentación de Cambiemos contradice normas fundamentales de Derechos Humanos de rango constitucional –como por ejemplo el Pacto de San José de Costa Rica, entre otros-, lo cierto es que se sustenta sobre la escala inferior de los escalafones legales: Constitución y pactos internacionales, Leyes, Decretos y –recién último-, los reglamentos.

Es decir, jurídicamente, el reglamento/protocolo de Cambiemos no tiene ningún valor legal en el plano real porque contradice normas de mayor jerarquía y, por eso mismo, en la hipótesis de que algún policía crea que actuó autorizado por esta norma de inferior rango, en rigor será juzgado y condenado por las normas de mayor grado que deberán ser aplicadas inexorablemente por cualquier Juez penal.

En esta falacia, reside su doble peligrosidad.



Peligros para todos



En primer lugar, y sin querer menospreciar la vida del supuesto delincuente expuesto a la posibilidad de ser ultimado por el miembro de la fuerza de seguridad, el peligro es para todas las personas que estén circunstancialmente en la hipotética escena, ya que la decisión de disparar o no –la cual es totalmente aplicable en la actualidad con las leyes vigentes-, está restringida al policía con la lógica de salvaguardar la mayor cantidad de vidas posibles. Así funciona hoy, intentado no exponer ninguna de las vidas puestas en riesgo por el delito.

Sin perjuicio de esto, de fundamental importancia ética y filosófica para la convivencia en sociedad, el doble peligro reside también para el propio policía que intenta proteger, ya que el reglamento no solo no lo exceptuará de una sanción penal eventual sino que, paradójicamente, lo expondrá a una condena con agravamiento y por lo tanto, a una pena en expectativa de prisión perpetua en virtud de la aplicación del Art. 80 “al que matare…”, inciso 9°:“Abusando de su función o cargo, cuando fuere miembro integrante de las fuerzas de seguridad, policiales o del servicio penitenciario”.

Así, el miembro de la fuerza pública que dispara creyendo que quedará amparado por el reglamento de la Ministra Bullrich bajo la doctrina Chocobar –nombrada así por el caso del policía que disparó por la espalda a un delincuente y ahora será enjuiciado por homicidio-, no solo no quedará exceptuado del enjuiciamiento penal, sino que lo hará enfrentado la posibilidad de quedar condenado por un máximo de 30 años de prisión.

Ello porque el reglamento no podrá ser invocado por la defensa del policía en el juicio. Dejándolo totalmente expuesto a la condenación penal con agravante.

Así, una norma pensada para proteger al policía se volverá abiertamente en su contra. Pudiendo solamente invocar los fundamentos del actual artículo 34 del Código penal actual, sin que tenga nada que ver la existencia o no del tristemente cèlebre reglamento general para el empleo de armas de fuego que el Ministerio de Seguridad de la Nación intenta llevar adelante. (APFDigital)





Fecha Publicación: 06/12/2018  07:05 

Archivo

Acceda a toda la información digitalizada

Más Información
El Gobierno nacional pagará un bono de 3000 pesos a los beneficiarios de planes sociales En góndola, el consumidor pagó 5,25 veces más de lo que cobró el productor River le ganó a Boca y se consagró campeón de Boca El PRO se reúne en Parque Norte al cumplirse tres años de la asunción de Macri Citan a indagatoria a Franco y Gianfranco Macri y al empresario Eduardo Eurnekian por los cuadernos de las coimas Aerolíneas propone 14% de aumento en tres meses y bono compensatorio Macri no irá a la asunción de Jair Bolsonaro en Brasil El Gobierno presentó los números finales de la Cumbre del G20




apfdigital.com.ar
E-mail:direccion@apfdigital.com.ar
Paraná - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2018 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y AsociadosGestor Contenidos Grandi y Asociados