Continúa el juicio por tormentos en el convento de las carmelitas en Nogoyá | apfdigital.com.ar
miércoles, 19 de junio de 2019
Hora: : :

Hoy: 49562  visitas  | online 678  Lectores
POLICIALES

Continúa el juicio por tormentos en el convento de las carmelitas en Nogoyá

  Gualeguay, 19 jun (APFDigital)
- En la causa ya han declarado dos víctimas y familiares de las mismas como así también otros testigos que dieron cuenta del infierno que padecieron las denunciantes

Se reanudó el martes 18 de junio en Gualeguay el juicio contra la monja Luisa Toledo, ex superiora del convento de carmelitas de Nogoyá, quien está acusada de tormentos y privación ilegítima de la libertad.

En la jornada de ayer declaró el oficial de la Policía Rodolfo Martínez, quien tuvo a su cargo el procedimiento de allanamiento y requisa en el convento. Relató al tribunal que el 25 de agosto de 2016 aproximadamente a las 5:30 le ordenaron realizar la medida procesal, y recordó que el objetivo era secuestrar elementos vinculados con los tormentos y castigos como látigos, cilicio y mordazas, además de examinar físicamente a las internas del convento.

Al llegar al convento, se hicieron anunciar por el portero eléctrico. Una voz de mujer, que se identificó como la madre superiora les dijo que no podían ingresar y que para hacerlo necesitaban de la autorización del Papa.

El policía que estuvo a cargo del allanamiento en el convento brindó detalles ante el tribunal.

“Irrumpimos con el Grupo Especial y cuando ingresamos nos atiende una mujer que se identifica como la madre superiora”, relató Martínez y dio cuenta de manera inequívoca, precisa y con detalles, que Luisa Esther Toledo en todo momento se mostró reacia a colaborar con el procedimiento.

La situación de falta de colaboración se mantuvo mientras duró todo el procedimiento y el Policía recordó que la madre superiora los insultaba y les decía que iban a ir al infierno por haber allanado el convento.

Este martes también declaró el director de la Revista Análisis, Daniel Enz, quien fue el autor de la investigación periodística que permitió conocer públicamente que las monjas vivían un verdadero infierno en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá.

Fue a través de un mensaje anónimo que tuvo el primer dato. Después llegó hasta la familia de una de las víctimas. Luego de un año y medio, esta mujer le dijo que estaba dispuesta a hablar. La entrevista se hizo en una estación de servicios.

“Me impactó mucho, porque ella cuando terminó de hablar, sus hermanos se pusieron a llorar con mucha angustia y se abrazaron los tres. Cuando les pregunté qué pasaba, me dijeron que lo que ella había contado, nunca antes lo había hecho ni siquiera a ellos que eran sus hermanos”.

La víctima pudo contar las atrocidades, los castigos y las secuelas que le significó su paso por el Convento de Nogoyá y sindicó a la madre Toledo como la única responsable.

Por último, declaró Mariano Martínez, quien como sacerdote asistió a una de las víctimas cuando pudo dejar el Convento de Nogoyá. Si bien en la actualidad ya no es sacerdote y se dedica a la docencia, explicó que contaba con la autorización de esa víctima para relatar al tribunal parte de lo vivido por ella.

Indicó que al principio la conocía de manera indirecta, a través de la familia de ella porque eran muy colaboradores con la parroquia y que de a poco le iban compartiendo las distintas situaciones que padecía en el Carmelo y ratificó lo mismo que había manifestado la víctima al Tribunal en su momento.

Las audiencias continuarán hoy y se reanudarán los días 25, 27 y 28 de junio, oportunidad en que se esperan los alegatos de clausura; luego el Tribunal pasará a un cuarto intermedio para elaborar su adelanto de veredicto.



• Sin voz

El oficial Martínez explicó que el médico de Policía, en presencia del personal femenino de esa fuerza, intentó revisar a las hermanas del convento, pero apenas lo pudo hacer de manera muy superficial, y en algunos casos solo de manera visual.

Con respecto a los elementos secuestrados, látigos (identificados como disciplina), cilicios y mordazas, reconoció a todos (más de veinte elementos en total) y relató que fueron entregados de manera voluntaria por las monjas que habitaban el convento de Nogoyá.

También remarcó la actitud dominante de la entonces priora Toledo, al punto tal que las monjas en ningún momento se pudieron manifestar, porque cada vez que lo intentaban eran silenciadas por la madre superiora, publicó El Diario. (APFDigital)

 





Fecha Publicación: 19/06/2019  09:16 

Archivo

Acceda a toda la información digitalizada

Más Información
Se realizará una marcha en Gualeguaychú contra el gatillo fácil Paraná: Un incendio a causa de la explosión de la batería de un celular Tremendo choque en una esquina de Paraná Femicidio de Alejandra Silva: La Justicia resolvió que Siegfried debe ir a juicio y enfrentar una prisión perpetua Con el cuento que ganó un premio, terminó sacando créditos por 300 mil pesos Bomberos Voluntarios Concordia se sumará a la búsqueda del adolescente en el río Uruguay Piden colaboración para dar con el paradero de un joven de Mojones Sur La vaina hallada en el descampado pertenece al arma del policía Gómez




apfdigital.com.ar
E-mail:direccion@apfdigital.com.ar
Paraná - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2019 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y AsociadosGestor Contenidos Grandi y Asociados